Salud OcupacionalSalud OcupacionalSalud Ocupacional
Av. Máximo Abril 552
Jesús María
995061534
Salud OcupacionalSalud OcupacionalSalud Ocupacional
ergonomia

Muchas son las personas que por trabajo deben pasar largas horas del día detrás de un escritorio. Una correcta ergonomía evitará  el dolor de cuello, espalda, muñecas entre otros malestares productos de una mala postura.

Más del 60% de la población, en alguna etapa de su vida laboral presenta molestias debido a la mala postura en la oficina. La movilidad restringida, las posturas inadecuadas y la iluminación deficiente o los excesos con el aire acondicionado pueden llegar a provocar una serie de patologías y consecuencias negativas sobre la salud y bienestar de las personas, siendo las principales:

  • Lesiones músculo-esqueléticas en hombros, cuello, manos y muñecas.
  • Problemas circulatorios.
  • Problemas de columna, que pueden llegar a convertirse en graves y crónicos.
  • Síndrome de túnel carpiano.
  • Dolores de cuellos y espalda.
  • Dolores de cabezas episódicos o crónicos.
  • Molestias o dolores en hombros y piernas.
  • Problemas visuales.

En la mayoría de los casos, solo se necesitarán pequeños cambios para mejorar la ergonomía de su oficina. Una empresa, junto con la ayuda de sus empleados, debería ser capaz de resolver la mayoría de los problemas de ergonomía en la oficina:

  • Utilizar mesas con la forma y dimensiones adecuadas, sillas regulables, puntos de luz (lámpara de mesa, fluorescentes…) que iluminen adecuadamente sin provocar destellos, pantallas de ordenador regulables y con el brillo y contraste preciso.
  • Mantener la columna vertebral erguida y pegada al respaldo de la silla. Por desgracia, está muy arraigado entre los trabajadores de oficina la perniciosa costumbre de inclinarse o encorvarse hacia el escritorio, sobre todo al escribir sobre el teclado.
  • Evitar el estrés con pausas y ejercicios de relajación para evitar que los músculos se pongan demasiado tensos y hacer una presión excesiva sobre las vértebras.
  • Intentar apoyar los brazos al teclear y usar el ratón, pues la falta de apoyo significa una tensión muscular y esfuerzo adicionales que puede provocar dolores e incluso lesiones.
  • Utilizar un reposa-pies para favorecer el retorno venoso.
  • Poner la pantalla del ordenador frente al usuario para evitar posturas forzadas del cuello y a una distancia equivalente al brazo extendido para evitar problemas oculares.

También debemos tener en cuenta que la ergonomía en la oficina también puede aportar los siguientes beneficios:

  • Aumento de la productividad
  • Mejoras en la calidad del trabajo realizado
  • Aumento de la moral de los empleados
  • Reducción en la rotación de empleados
  • Más enfoque y concentración en el trabajo